Una tripleta por unos guayos


Entre balones y guayos se puede resumir los pedidos más frecuentes que los jugadores de fútbol hacen a sus padres, son los elementos que más se desgastan y los imprescindibles para estar en la cancha; por eso Héctor Mauricio Murillo Murillo, delantero de la Escuela Arco Zaragoza hizo un trato: cuando marcara una tripleta podría recibir unas zapatillas nuevas para jugar.


Ante Escuela DIM en Liga Antioqueña consiguió su cometido, anotó 3 goles en el compromiso y suma, hasta la fecha, 8 anotaciones en total. Murillo hace parte de nuestro equipo desde enero de este año y se siente feliz porque en Arco ha encontrado un equipo que juega bien.


Héctor nació en Cartagena y recuerda que cuando tenía 11 años jugó la eliminatoria de Ponyfútbol, era el más pequeño del equipo y desde el punto penal logró su única anotación; su equipo no clasificó pero lo eligieron para reforzar, sin embargo, no pudo viajar a Medellín a la Final Nacional porque su abuela enfermó.